El Congreso pide un protocolo para casos de sustracción internacional de menores

Sucesos del Mundo - 15/03/2017

El Congreso ha pedido hoy un protocolo de actuación para los casos de sustracción internacional de menores, es decir, de niños que son llevados fuera de España por uno de sus progenitores sin el consentimiento ni conocimiento del otro y que en nuestro país han dado lugar a más de 200 expedientes abiertos.

Ha sido una proposición no de ley del Partido Popular la que ha dado origen a un debate en el pleno de la Cámara, que ha votado a favor de esta iniciativa después de haber sido enmendada con las aportaciones de algunos grupos parlamentarios, como PSOE y Ciudadanos.

Todos han estado de acuerdo en que existe ordenamiento jurídico nacional, europeo e internacional en esta materia, pero han convenido en la necesidad de un protocolo específico para saber cómo actuar en estos casos y de una formación también especializada para todos los agentes que intervienen.

La sustracción internacional de menores se produce cuando un menor es trasladado ilícitamente a un país distinto de donde reside de forma habitual, "violando el derecho de custodia atribuido a una persona o a una institución", o en aquellos casos en que el padre o la madre se haya trasladado con el menor para residir en otro país, "e impida al otro progenitor que tenga atribuido el derecho de visita ejercitarlo".

Es así como define el Ministerio de Justicia esta situación, un departamento que, según han recordado los portavoces y dijo en su día su titular, Rafael Catalá, ha tramitado 206 expedientes de ese tipo de casos.

Después de su debate y tras la negociación de la enmienda transaccional, el pleno ha aprobado un texto en el que se pide la elaboración en el plazo más breve posible de ese protocolo y se establezcan bases de datos comunes en todo el territorio nacional.

Es la Subdirección de Cooperación Jurídica Internacional del Ministerio de Justicia el organismo habilitado para la tramitación de los expedientes, pero algunos grupos han reconocido que no cuenta con los medios suficientes para averiguar y localizar a los menores sustraídos.

La diputada del PP ha hecho hincapié en el aumento de los casos, pero ha querido dejar claro que "no son los números los que preocupan, sino los dramas familiares que se esconden detrás de cada expediente", a la vez que ha lamentado que se coloque a veces a los menores en "una batalla" entre sus progenitores y se utilicen como "moneda de cambio" sin que importe el interés de la víctima.

Mientras, la representante de Ciudadanos, María Virginia Millán, que había visto insuficiente la propuesta inicial del PP, ha abogado por la mayor dotación de medios para resolver estos casos y por campañas de información y sensibilización de la opinión pública.

Sonia Ferrer, del PSOE, ha querido recordar que solo hace seis días su grupo presentó una iniciativa similar, aunque en este caso la propuesta contemplaba los supuestos de violencia de género, cuya ausencia en el texto del PP ha afeado, aunque finalmente se ha incluido.

Unidos Podemos ha presentado una enmienda -que no ha sido aceptada por la proponente- porque, en boca de su diputada Sara Carreño, la propuesta de los populares estaba vacía de contenido y, además, incluía en su exposición de motivos algunas causas del aumento de los casos de sustracciones que no le han convencido.

Entre ellas, el incremento de matrimonios mixtos entre personas de distintas religiones, razas o idiomas, lo que ha llevado a la portavoz de Podemos a asegurar que bien podría haber escrito el texto el presidente de Hazte Oír.

Noticias más leídas del día