ESPAÑA

La defensa del juicio de los Sanfermines: "Unos imbéciles", pero "buenos hijos"

La defensa alega que no hubo violación, sino "relación consentida y placentera", y el juicio queda visto para sentencia.

Sucesos del Mundo - 29/11/2017
La defensa del juicio de los Sanfermines: "Unos imbéciles", pero "buenos hijos"

Este martes, la defensa de los acusados en el juicio por la supuesta violación grupal de los Sanfermines 2016 ha presentado sus conclusiones ante el tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra y el caso ha quedado visto para sentencia.

El 27 de noviembre, la acusación pidió penas de entre 22 y 25 años de prisión para todos los acusados por lo que considera una violación probada de manera "contundente".

Agustín Martínez Becerra, letrado que defiende a tres de los cinco enjuiciados, ha insistido en que los hechos "fueron consentidos" y ha explicado que "no hubo agresión sexual, sino una relación consentida y placentera".

Para acreditar esta tesis, central en la argumentación de la defensa, Martínez Becerra ha afirmado que la denunciante "era la líder del pelotón" cuando buscaban hotel por la calle tras conocer a los acusados en la noche de los hechos.

Respecto a las imágenes aportadas como prueba por la acusación —un vídeo grabado con el móvil de uno de los hombres—, ha manifestado que no se aprecia en ellas "ningún gesto de asco, ningún rictus de dolor, de mínimo sufrimiento, de pena e, incluso, ningún movimiento de rechazo al ofrecimiento de un pene en su boca". 

Estas apreciaciones contrastan de manera notable con las conclusiones presentadas el día anterior por la acusación, que afirmó que los hechos "se produjeron sin consentimiento y bajo violencia e intimidación", calificó las imágenes de "repugnantes" y destacó la "humillación" sufrida por la denunciante.

Intentos de desacreditar a la denunciante

El abogado también se ha remitido a una prueba presentada por la defensa, una fotografía que la denunciante publicó en Instagram en la que luce una camiseta con el lema "hagas lo que hagas, quítate las bragas". Esa frase, relacionada con un programa de televisión, pretende acreditar que la joven no quedó afectada por estrés postraumático ni fue violada. 

Respecto a otras actitudes de esa supuesta víctima, Agustín Martínez Becerra ha mencionado "su peculiar manera de sentarse, su rictus jovial y la falta de aflicción" como rasgos incompatibles con el supuesto comportamiento de una mujer con estrés postraumático por violación.

Finalmente, Martinez Becerra ha solicitado al tribunal la absolución de sus defendidos, que "no son modelo de nada, pueden ser unos imbéciles, unos verdaderos patanes", pero "buenos hijos", ya que "algunos trabajan" y están "profundamente unidos" a sus familias y amigos.

Hechos juzgados

La denunciante alega que conoció a los cinco acusados en la madrugada del 6 al 7 de julio de 2016, quienes se ofrecieron a acompañarla cuando se dirigía al coche donde la esperaba el amigo con quien había viajado y donde ambos iban a dormir.

Cuando pasaron por un edificio en el que acababa de entrar una mujer, uno de los hombres se adelantó para sujetar la puerta y que el resto pudiera pasar. Otros dos de esos varones sujetaron a la joven por los brazos y la introdujeron en el portal. Ella no se pudo resistir porque se encontraba en estado de 'shock'.

En 15 minutos, los cinco sujetos mantuvieron diversas relaciones sexuales con la adolescente —de manera simultánea y por turnos— mientras dos grababan videos y tomaban fotografías. Al terminar, robaron el celular de la víctima y dejaron las tarjetas de memoria y la funda.

Cuando la agredida logró vestirse, salió del recinto y se quedó llorando en un banco cercano. Allí, dos personas la encontraron y llamaron a la Policía, que se personó de manera inmediata. A la mañana siguiente, los cinco hombres fueron detenidos y, tras la visualización de las imágenes grabadas, un juez decidió ingresarlos en prisión preventiva hasta que se celebrara el juicio.

 

Noticias relacionadas