ASTURIAS

Un atracador de un banco en Asturias se suicida al verse acorralado

La Guardia Civil ha mantenido varias horas rodeada la sucursal, donde permanecía atrincherado el atracador con tres reherenes. Finalmente, el sospechoso se ha suicidado pegándose un tiro

Sucesos del Mundo - 31/10/2017

Un agente de la Guardia Civil ha resultado herido de bala en un brazo durante el atraco que han perpetrado dos hombres en una sucursal bancaria de Cangas de Onís, en Asturias. Uno de los sospechosos ha sido detenido tras llegar los agentes al lugar a las nueve de la mañana, pero el otro se ha atrincherado con tres rehenes durante varias horas y finalmente se ha suicidado en torno a las doce. Los rehenes ya han sido rescatados y se encuentran en buen estado.

El suceso ha tenido lugar en una sucursal de Liberbank situada en la avenida de Covadonga de la capital canguesa. Según parece, una mujer que se disponía a entrar en el edificio poco después que los atracadores ha dado el aviso al 112 al percatarse de la situación. De esta manera, el tiroteo ha comenzado pasadas las nueve de la mañana, cuando los dos atracadores han salido del banco y han abierto fuego contra los agentes que les rodeaban. Aunque una bala ha alcanzado en el brazo a un guardia civil llamado Marcos, El Confidencial ha tenido acceso a una fotografía en la que se ve la herida y esta no reviste gravedad.

Por otra parte, el atracador que se ha suicidado responde a las siglas J.C.S.G. y nació en Miranda de Ebro (Burgos) en 1957. Según informan fuentes de la Guardia Civil, los agentes le facilitaron un teléfono móvil para ponerse en contacto con un negociador, quien le convenció para que dejara el libertad a los tres rehenes. Una vez hecho esto, el sospechoso se ha pegado un tiro en la cabeza antes de que ser arrestado. En lo que se refiere al otro sospechoso, este se llama José Manuel S. V, tiene 43 años y también es vecino de Burgos.

El relato de los testigos

"He salido de casa y de repente he visto que el edificio estaba rodeado de agentes", explica a este diario Alicia Casa, cuya familia es dueña del bloque de tres pisos en cuya primera planta se encuentra la sucursal. "Entonces me he acercado a ellos y tras reconocerme me han preguntado si llevaba las llaves de las dos puertas traseras que tienen verja, pero han empezado los tiros y ya me han dicho que saliera corriendo", añade.

Según explica, en un primer momento se ha pensado que uno de los rehenes era la directora del banco, pero Alicia asegura que esto no es cierto: "Acabo de estar con ella, que la pobre se ha ido temblando. A las que tenían era a Nataliay María, que son las dos trabajadoras que suelen estar a estas horas aquí, y a un cliente", aclara. Pasadas las 12, ella misma confirmaba a este diario que ambas trabajadoras han salido "llorando del edifico" junto al otro rehén por su propio pie.

Una experiencia similar resume una de las trabajadoras de la ferretería que se encuentra frente al edificio, quien también ha vivido de cerca el atraco: "Hacia las nueve hemos visto que empezaban a llegar guardias civiles, pero hemos pensado que igual se trataba de un desmayo de algún cliente o algo similar", explica a El Confidencial. De todos modos, en torno a las "nueve y cuarto han empezado a escucharse los disparos", momento en el que ella y su compañera han cerrado la tienda y han permanecido en la calle hasta el desenlace final del atraco.

Noticias relacionadas

Noticias más leídas del día